23.7 C
Neuquén
sábado, enero 28, 2023

Producción frutícola: las maquinarias que cambian la vida

Rolando Fuente es uno de los tantos productores frutícolas rionegrinos que cada día ponen todo su esfuerzo en el trabajo de la tierra. Llegó al Alto Valle cuando era pequeño, desde Luis Beltrán, y aunque realizó diferentes actividades siempre supo que lo suyo era la producción.

Durante mucho tiempo arrendó tierras para poder producir hasta que hace seis años se le presentó la oportunidad de comprar una chacra en Valle Azul. El desafío no era solamente reunir el dinero para adquirir el lugar, de 25 hectáreas, había que poner a producir esas parcelas porque la chacra estaba totalmente abandonada.

“Fue un esfuerzo de toda la familia”, cuenta Rolando, que al mirar hacia atrás recuerda el enorme sacrificio que significó darle nuevamente vida productiva a ese lugar.

Hoy, la chacra de Rolando está completamente plantada con variedades nuevas que lo ponen en un escenario de competitividad. “Las primeras plantas de la chacra ya están produciendo”, explica Rolando, al resguardo de una tormenta de lluvia que le da una pausa para poder conversar, en el agitado inicio de la cosecha de la pera Williams.

Rolando reactivó su chacra de 25 hectáreas con la maquinaria que tenía a su alcance. Dos tractores de la década del 70, nobles pero que ya cumplieron su ciclo, fue lo que utilizó para trabajar en su proyecto productivo. Claro está que tener maquinaria antigua, no solo limita las tareas en el campo, sino que además genera que el productor tenga que lidiar a diario con problemas mecánicos y otros inconvenientes.

Recientemente y a través del programa de renovación de maquinarias que ofrece el Ministerio de Producción y Agroindustria para los productores a través de Río Negro Fiduciaria, tomó un financiamiento para adquirir un nuevo tractor. “Por primera vez me anoté en el programa y recibí un tractor 50/80 de John Deere. La verdad es que esta maquinaria nos cambió la vida en los trabajos que hacemos en la chacra”, afirma Rolando.

El nuevo tractor – asegura – no solamente le permite optimizar las tareas en la chacra con la producción frutícola. Además, al ser una maquinaria compacta y potente, le servirá para hacer pasto en un campo de 18 hectáreas que alquiló para plantar alfalfa y así diversificar su producción.

Aunque la entrega es reciente y tiene pocas horas de uso, el John Deere ya se luce y “empuja” trabajo en el inicio de la cosecha, en la chacra de la familia. 

El programa de renovación de maquinarias se creó en el año 2005 y lleva entregadas en Río Negro más de 546 maquinarias a productores de diferentes regiones.  En la última operatoria se entregaron 22 maquinarias por un monto superior a los $150.000.000.

- Advertisement -spot_img

Últimas Noticias

Articulos relacionados