APASIDO inauguró sede en Cipolletti en el Día Mundial del Síndrome de Down

0
499

La ilusión comenzó hace una década y ayer martes, en el Día Mundial del Síndrome de Down, la Asociación Civil Patagónica Síndrome de Down (APASIDO) logró su tan ansiado sueño: la sede propia en Cipolletti.

Desde el año 2011, la institución se dedica a la formación y capacitación para la obtención de empleo por parte de las y los jóvenes con discapacidad intelectual y Síndrome de Down, de entre 18 y 45 años.

Todo fue alegría y emoción. Un importante grupo de familias se reunió para el acontecimiento histórico, que contó con la presencia de la subsecretaria de Políticas Públicas para las personas con Discapacidad, Laura Balmaceda y el senador nacional, Alberto Weretilneck.

Tras el corte de cintas, el presidente de la Asociación, José María Fabi, puso en palabras el sentimiento de satisfacción de todas las personas que conforman la familia de APASIDO: “Es muy importante para nosotros tener un nuevo edificio y que se visibilice nuestro trabajo. Este edificio costó mucho, en la pandemia tuvimos que luchar mucho pero se logró”.

Del mismo modo hizo hincapié en la importancia de la nueva sede “para satisfacer las necesidades de las personas con síndrome de down y con discapacidad intelectual”.

El edificio tiene ocho aulas, un salón de usos múltiples, una cocina y la sede administrativa.

Allí, adelantó Fabi, “vamos a llevar a cabo el proyecto de empleo con apoyo y transición a la vida adulta, para jóvenes entre 18 y 45 años”, una experiencia que está en marcha en General Roca y tiene a unos veinte jóvenes viviendo su primera experiencia laboral en distintos comercios y lugares con su sueldo y los respectivos aportes.

Haciendo un poco de historia, el presidente de APASIDO comentó que “cuando nosotros empezamos y no teníamos terreno, Weretilneck era intendente, y nos permitió buscar un terreno fiscal, elegimos este estratégicamente porque está cerca de la terminal, de Cinco Saltos, Neuquén y cerca de Roca, si uno viene por la ruta 22. Siempre estuvo al lado nuestro, por eso la comisión directiva quiso ponerle al SUM “Don Alberto Weretilneck”, sacando lo de senador, porque siempre estuvo para lo que necesitamos”.

Una vez inaugurado el nuevo espacio, las familias y las autoridades disfrutaron del recorrido por lo que hace una década comenzó con un sueño y, a partir del 10 de abril se llenará de las ilusiones y el espíritu emprendedor de más de veinte jóvenes que, en pocos meses, iniciarán su experiencia de inclusión laboral y el desarrollo de sus proyectos personales.

Deja un comentario