La obra del Museo de la Sidra y el Vino avanza a buen ritmo en Villa Regina

0
346

Los trabajos destinados a poner en valor el histórico edificio de bodega Cooperativa La Reginense en Villa Regina transitan la recta final y comienza la cuenta regresiva para la culminación de las obras, que le permitirán a este espacio convertirse en un atractivo museo donde se recuperará la historia vitivinícola provincial y se incorporará a los Caminos del Vino.

Se trata de una obra dirigida a ampliar y refaccionar el edificio existente, con el objetivo de otorgar nuevas funciones relacionadas con la difusión de la historia, los métodos de producción y todo aquello que permita transmitir la historia y el presente de la actividad bodeguera y de la producción de vinos, sidras y espumantes en la región.

Hasta el momento, las tareas ejecutadas que se encuentran financiadas mediante el Programa nacional 50 Destinos y fondos del Programa provincial de Infraestructura y Desarrollo Turístico, rondan el 70% del total del proyecto, que se estima finalizará en marzo próximo.

Las obras contemplan la ampliación y refacción de la bodega a fin de crear un espacio de 320 m2 cubiertos y 1180 m2 descubiertos, los cuales estarán vinculados a una  nave existente de 430 m2 a la que se le realizarán trabajos para su puesta en valor e integrarlo al circuito histórico productivo, contribuyendo a ordenar el entorno urbano.

Para lograr el objetivo se proyectó la refacción del subsuelo, planta baja y entrepiso del sector de piletones, y la reconstrucción de un sector destinado a la Sala de exposiciones y servicios, a las que se suman la parquización del área externa y la construcción de un área de estacionamiento y circulación.

Cabe destacar que esta obra se suma a las ejecutadas anteriormente mediante el programa 50 Destinos, que a través de la inversión pública y fondos provenientes de la recaudación del Impuesto PAÍS busca potenciar destinos emergentes y alternativos en cada provincia del país a fin de dinamizar la actividad, fortalecer la oferta turística y fomentar la competitividad. 

En este marco, durante los dos últimos años se llevaron adelante en Río Negro tres obras destinadas a favorecer el funcionamiento y desarrollo de La Trochita en la Región Sur; la remodelación del camping municipal en el balneario La Lobería y la renovación del sistema eléctrico de monofásico a trifásico en este mismo lugar, entre otras.

A su vez, las diferentes propuestas están contempladas en el Plan Estratégico del Ministerio de Turismo y Deporte a través del cual se busca posicionar a Río Negro y fortalecer la política turística de la provincia, explotando el potencial de cada región, creando nuevos atractivos y entornos amigables, y brindando servicios adecuados en sitios donde no había o eran deficientes.

Una ciudad con raíz vitivinícola

La historia entre Villa Regina y la tradición vitivinicultora se remite a la década del ‘30 e involucra a los colonos, quienes competían entre sí para ver quién hacía el mejor vino casero. Con una producción en alza comenzaron a surgir las primeras bodegas de la localidad, que ya se destacaba como gran productora de peras y manzanas.

A fin de conmemorar la productividad de una actividad ya consolidada, en 1972 se creó por decreto provincial la Fiesta de la Vendimia, una propuesta destinada a reivindicar la cosecha: uno de los procesos más importantes de la vitivinicultura que se da cada año entre marzo y abril para dar paso al procesado de las uvas.

La recolección del fruto marca el fin de una temporada de mucho esfuerzo y trabajo para dar paso a la siguiente, en la que se crearán los grandes vinos y espumantes de las diferentes variedades que se producen en Río Negro, como pinot noir, merlot, malbec, semillón y chardonay, entre otros.

Uno de los atractivos más destacados de la región

Los vinos conforman uno de los principales atractivos de la región de los Valles, donde se originan los Caminos del Vino, una espirituosa propuesta que fusiona naturaleza, tradición y sabores e invita a adentrarse de primera mano en la historia de la vitivinicultura provincial y conocer in situ el proceso productivo de esta bebida.

Se trata de un circuito enoturístico conformado por una decena de bodegas que se extienden en gran parte del Alto Valle rionegrino, donde las características del clima que incluyen una gran presencia de sol y el tradicional viento patagónico conforman las condiciones ideales para la producción de vinos únicos e irrepetibles.

Los establecimientos que conforman este atractivo, tanto los de tradición familiar como los de gran envergadura, invitan a disfrutar interesantes visitas guiadas por sus imponentes instalaciones y complementar esta actividad con degustaciones, comidas temáticas y hasta algún que otro curso relacionado con el mundo del vino.

Las bodegas que conforman los Caminos son Bodega Aonikenk en Fernández Oro;  Viñedos San Sebastián en Cervantes; Bodega Videla Dorna en Luis Beltrán; Bodega Humberto Canale en Gral. Roca; Bodega Miras en Mainqué; Bodega y Viñedos Chacra Moschini en Ing. Huergo; Bodega Favretto en Villa Regina;  Bodega Trina en Río Colorado; Bodega De Bernardi en El Bolsón y Bodega y Viñedos del Lago Pellegrini en Cinco Saltos.

Conocé más en: https://turismo.rionegro.gov.ar/actividad/caminos-del-vino_301.

Deja un comentario